Cuidados

Antes de nada, cabe decir que, si bien el Gran Danés es un perro dócil, el papel del amo en su adiestramiento es fundamental para que crezca como un perro estable. Aunque es algo obvio para cualquier raza, en el caso del Gran Danés esto representa un reto mayor debido a sus dimensiones.

La estabilidad de un perro depende del amo y precisamente por esto es necesario saber las necesidades de cada perro en concreto. Por ello, nos centraremos en aquellos cuidados del Gran Danés que hay que tener en cuenta para que sienta todas sus necesidades satisfechas y podamos disfrutar de su excelente carácter y compañía.

En primer lugar, debido al gran tamaño del Danés, la alimentación será un factor importante, pero también hay que tener en cuenta que es un perro que no acostumbre a ser muy activo. Esta raza de perro tiende a desarrollar ciertas enfermedades relacionadas con la alimentación, por lo que deberemos prestar especial atención a este punto. Cuando se trata de alimentar a un cachorro, las raciones se dividen en tres a lo largo del día o al menos 2: mañana, tarde y noche, o mañana y noche, evitando que coma antes o después de realizar ejercicio al menos 2 horas.

En el período de crecimiento es importante aportar a nuestro amigo la cantidad de nutrientes necesarios para desarrollar sus huesos. Debemos evitar los alimentos enriquecidos en calcio y los complementos.

En cuanto al Gran Danés adulto, la ración de comida debe darse 2 veces al día. El cambio de comida de cachorro a adulto debe ser gradual, ofreciéndole parte de una y de otra progresivamente hasta que solo se le ofrezca la de adulto. Esto dependerá del peso de nuestro Gran Danés y será importante consultarlo con el veterinario para realizar un seguimiento. El Gran Danés adulto necesita niveles de proteína inferiores que los cachorros.

Aunque pueda parecer contradictorio por su gran tamaño, un Gran Danés no requiere de grandes cantidades de ejercicio. Son perros con un gran potencial para realizar actividades que impliquen competencias deportivas y otras relacionadas con el mundo canino, pero un paseo 3 veces al día será suficiente para que ejercite su cuerpo.

En el caso de los cachorros, no es conveniente someterlos a grandes esfuerzos físicos, puesto que podríamos influir en el desarrollo de huesos y articulaciones al soportar su elevado peso. Tienden a ser perros at los que les gusta "vaguear", por lo que debemos procurar que se mantengan activos mediante los paseos.

El Gran Danés es amigable y dócil, pero requiere de un adiestramiento desde el principio, cómo deberían tener todos los perros, independientemente de la raza. En el caso de perros como éste, el adiestramiento es fundamental debido a su tamaño y fuerza. Se debe hacer hincapié especialmente en las conductas del perro que implican el contacto con los humanos, por ejemplo, el hecho de saltar encima de las personas cuando las ve.

Cuando es un cachorro puede resultar gracioso, pero cuando crezca y llegue a pesar hasta 55 kilos, puede suponer un verdadero problema. Otra conducta que debe corregirse es la de morder, aunque sea jugando, puesto que puede llegar a generar daños. Un perro que sepa que morder está mal no presionará lo más mínimo cuando alguna parte del cuerpo, como la mano, entre en su boca.

En cuanto a su pelaje, es corto, limpio y no cae en exceso. Se le debe bañar una vez al mes para no dañar la grasa natural que produce su piel, aunque también dependerá de si el perro tiende a ensuciarse mucho en sus paseos; esto variará en función de si pasea por lugares de montaña, donde pueda meterse entre matorrales o en barro sucio, o si se le pasea por la ciudad.

Otro de los cuidados del Gran Danés tiene que ver con sus problemas de salud. Se trata de una raza que tiende a padecer enfermedades como displasia de cadera, hipotiroidismo, problemas oculares y problemas cardíacos. Por ello, se debe seguir una revisión del estado del perro desde que se une a nosotros, con tal de asegurarnos que tiene todo lo que necesita para su buen estado de salud.

Esta información es meramente informativa para dar un panorama sencillo de los cuidados que requiere un grandulón de estos. Algo muy importante es no medicar a tu perro sin consultar a un especialista. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Recuerda tu Gran Danés y su salud dependen de ti al 100%. Sé un dueño responsable.