Introducción

Incluso el más neófito en temas caninos, es capaz de reconocer un gran danés cuando lo ve. Majestuoso, hermoso y GRANDE… MUY GRANDE. Con hasta 81 centímetros a la cruz son pocas las razas que llegan igualar y más difícil aún superar en tamaño al gran danés. Y se deciden levantarse son mucho más altos que algunas personas.

Su talla es extra LARGE y su fuerza y potencia física no desentonan, son perros poderosos y enormes, pero a pesar de su gran tamaño son la viva imagen del balance, la estética y la elegancia, sin dejar a un lado su carácter afable y dulce mirada. El nacimiento y crianza de esta raza era un privilegio a los que solo unos cuantos podían acceder, sólo la nobleza disfrutaba de su compañía. Y justamente esa nobleza se denota en su zancada desenfadada, suave y elegante, en su cara aristocrática y en la belleza y simetría de su forma.

El color de estos gigantones es muy variado; Negro, boston, azul, merle (fondo gris y manchas negras), leonado y atigrado, pero sin lugar a dudas el más reconocido y consentido de la gente es el arlequín (fondo blanco y manchas negras).